Materiales para elaborar un living soil

Materiales para elaborar un living soil

Materiales para elaborar un living soil

El living soil es un tipo de sustrato que contiene todo tipo de colonias de organismos, tanto micro como macro, que contribuyen al crecimiento sano de plantas como el cannabis. Además de adquirirlo comercialmente, se puede elaborar en casa. Algunos de los materiales para elaborar un living soil se consiguen fácilmente, incluso en lugares como los basureros.

¿Qué es un living soil?

La práctica del living soil consiste en desarrollar un sustrato que fomente la proliferación de vida. En otras palabras, se trata de crear una comunidad de micro y macroorganismos cuya simbiosis no solo los beneficie a ellos, sino principalmente al crecimiento de las plantas. Con este método, también se establece una relación sana con el medio ambiente, ya que se evita en gran medida el uso de químicos como fertilizantes e insecticidas sintéticos. Muchos agricultores creen que las cosechas son más grandes y abundantes al usar un living soil, o como también se conoce, suelo vivo.

¿Cuáles son los materiales para elaborar un living soil?

Evidentemente, la receta varía de un agricultor a otro, pero dado que la meta es la proliferación de todo tipo de organismos, existen algunos materiales “de tronco común”. Una obviedad es que se necesita un sustrato. Sin embargo, el tipo puede variar; incluso puede ser una mezcla de varios tipos, como el coco, la perlita, o una mezcla de hojas, todo con el fin de mejorar el drenaje.

La composta es el combustible principal de un living soil, pues ya incluye microorganismos cuya población solo puede crecer. Junto con el humus de lombriz, sirve de abono. Este último, además, contribuye a la retención del agua y a la actividad microbiana. Los minerales mejoran la calidad del suelo al nivelar sus niveles de pH.

Adicionalmente, se puede agregar todo tipo de materia orgánica, que puede provenir de las cáscaras de frutas, semillas u otros tipos de plantas.

¿Qué organismos atrae el elaborar un living soil?

El living soil permite la proliferación de microorganismos que viven en el sustrato, como las bacterias y los hongos microscópicos, los protozoos y los nematodos. Todos estos contribuyen tanto a la fijación de nitrógeno del medio ambiente al sustrato como a su absorción por medio de las raíces. Además, protegen a estas últimas de enfermedades y plagas.

Quienes tengan terror a los insectos y arácnidos quizás deberían usar otro método de cultivo, pues el living soil también atrae organismos que se pueden ver a simple vista. Estos ayudan a controlar el desarrollo de colonias de otros organismos que son perjudiciales para las plantas.

Otros contribuyen a la estructura del suelo, como las lombrices e incluso roedores como los ratones y reptiles como las salamandras.